French Version English Version German Version Italian Version Versão Português



 
RUTAS POR LA CIUDAD DE BURGOS

RUTA DE LA LUZ:

Cuando anochece en Burgos, Catedral, Castillo, monasterios, iglesias, palacios... son los protagonistas. La luz que los ilumina les hace resplandecer de manera especial dándonos la oportunidad de ver aquello que en épocas pasadas no se podía contemplar.

La ruta de la luz propone un recorrido nocturno, acercándose a estos monumentos iluminados. El trayecto nos lleva por calles estrechas, subidas empinadas apareciendo a izquierda y a derecha la huella del pasado más relevante de nuestra ciudad. El momento más esperado es alcanzar la cima del Cerro del Castillo para contemplar, desde lo alto del mirador, la vista de la ciudad con pinceladas de luz.




RUTA DEL CID:

Don Rodrigo Díaz de Vivar,El Cid Campeador, burgalés y mito universal, mantuvo una estrecha relación con Burgos tanto en su realidad histórica como en su figura literaria.

La ruta que realizamos nos da la oportunidad de reconocer los principales episodios y lugares relacionados directamente con nuestro famoso héroe.

El Solar del Cid, Iglesia de Santa Águeda, Arco de Santa María, La Glera, Puente de San Pablo, y la monumental Estatua Ecuestre que representa al Cid en dirección al destierro.




CAMINO DE SANTIAGO (Patrimonio de la Humanidad):

Situada en pleno Camino de Santiago, la ciudad de Burgos fue creciendo y desarrollándose durante el apogeo de las peregrinaciones en la Edad Media, lo que formó su trazado longitudinal y favoreció las actividades artesanales, artísticas y comerciales.

Comenzando nuestro Camino en la Plaza de San Juan, iremos recorriendo las calles pisadas por miles de peregrinos a lo largo de los siglos, deteniéndonos para admirar los Monumentos y edificios que lo jalonan tales como el Monasterio de San Juan, la Iglesia de San Lesmes, la Catedral y su fachada de la Coronería, el Palacio de Castilfalé, la Iglesia de San Nicolás.




RUTA INDIANA DE BURGOS:

Entre 1493 y 1524 Juan Rodríguez de Fonseca fue consejero de los Reyes para los asuntos americanos. Los nuevos descubrimientos, desde el segundo viaje de Colón hasta la primera vuelta al mundo, ampliaron no sólo el mundo conocido, sino las posibilidades de Castilla y sus gentes. En Burgos, Cabeza del Reino al que se incorporaron las tierras del otro lado del Atlántico, se fue consolidando un grupo de poder en torno a Fonseca. Algunas decisiones trascendentales de tres décadas trascendentales para la historia de la Humanidad se tomaron en nuestra ciudad, en lugares que hoy forman parte de nuestro paisaje cotidiano, habitual, pero que -si viajamos por la historia- se convierten en puertas hacia un mundo insospechado, maravilloso y sorprendente, que se proyecta desde el pasado hacia el mejor futuro posible.



TIENES MÁS CUENTO QUE CALLEJA:

Diga usted –me preguntaba Pepito- ¿es verdad que los españoles no son tan valientes como se creía?
-Y tú, chaval, ¿por qué me haces esa pregunta?
-Porque leo en un periódico que las hazañas que cuenta la Historia de los españoles son exageraciones ridículas.
-¡Vaya, vaya! El que ha escrito eso no sabe lo que ha dicho.
LUCHA MEMORABLE
CUENTO DE CALLEJA
ADAPTADO AL CASTELLANO ACTUAL por
ENRIQUE FERNÁNDEZ DE CÓRDOBA Y CALLEJA
(Juguetes Instructivos- Serie XIV- Tomo 280)

No le falta razón al escritor burgalés. Más allá del patrimonio que ha dado nombre internacional a Burgos, sus calles, sus plazas y sus rincones han sido testigos de capítulos desconocidos de nuestro pasado, el protagonizado por ilustres figuras y curiosos personajes anónimos. Escritores y pícaros; nobles y plebeyos; ricos y pobres; soldados y monjes, vivieron su particular peregrinar por la ciudad castellana con sus luces y sombras.
Una manera peculiar y sorprendente de regresar al ayer y vincularlo al hoy, una apasionante historia de la gente sin historia.

RUTA GASTRONÓMICA:

Si nos acompañan en esta ruta vivirán una experiencia a prueba de cinco sentidos. No despegarán el oído de la historia que encierra los monumentos y calles de Burgos. Los sonidos se transforman en imágenes. Abran los ojos y no pierdan detalle de las estampas que han hecho célebre a la ciudad de El Cid. Nos quedan aún tres sentidos por potenciar: olfato, gusto y tacto. Y¿para qué? La respuesta es de lo más deliciosa: la degustación de cuatro tapas elaboradas con productos burgaleses, un maridaje de sensaciones muy nuestras. Un menú de Arte, historia, cultura y gastronomía “para chuparse los dedos.”








 
   
 © 2008 | diseño: europa5.net
© 2013 | www.guiasdeburgos.es